H

      Hay muchos tipos de bodas, civiles, religiosas, clásicas, románticas, vintage… y todas ellas tienen unas particularidades que las definen, pero lo más importante en una boda no es la temática o el lugar donde se celebre, lo más importante y lo que hace que una boda sea única es que consiga plasmar la personalidad de los novios.

      Si hay algo que defina a Lola y Juan son sus ganas de pasarlo bien y de disfrutar cada instante que pasan el uno con el otro. Cuando te encuentras parejas así, son capaces de hacer que vivas el día de su boda tal y como ellos la viven, exprimiendo al máximo cada minuto, riéndote con ellos, emocionándote cuando se emocionan y disfrutando de cada abrazo y felicitación que reciben como si fueras tú el que la recibiera.

      La ceremonia se celebró en Castro del Río, localidad de Córdoba dónde los novios residían y dónde se encuentra el Salón Paladium & Catering, lugar que albergó la ceremonia civil, el banquete y la fiesta que duró hasta altas horas de la madrugada.

      En los preparativos de los novios, los amigos tuvieron un gran protagonismo, ya que estuvieron presentes desde el primer minuto demostrando que ese día sería especial, el cual iban a vivir al máximo tanto ellos como la pareja.

      La ceremonia civil, sencilla pero muy cuidada en cada detalle, estuvo oficiada por familiares y amigos que consiguieron llenar de emotividad cada palabra que pronunciaban. No faltaron los besos, los abrazos y las risas, convirtiendo el día de su boda en el día más importante que habían vivido como pareja.

      El resto del día transcurrió sin dejar hueco al aburrimiento. Sorpresas, risas, lágrimas, todo tipo de emociones tuvieron lugar aquel día, regalándonos una de esas bodas que con los años seguiré recordando como el primer día.

       

      VER MÁS

      HISTORIAS

      CERRAR