M

      Mayo es un mes ideal para casarse. El tiempo es perfecto tanto para una boda de día como de noche y si la celebración es al aire libre mejor que mejor. Los patios, la cata, la feria, todo se pone de cara para poder disfrutar de la mejor compañía y, si a todo esto que acompaña al mayo cordobés, le pones la guinda de la boda de tus sueños, no querrás que llegue junio jamás.

      Eva e Isaac forman una pareja perfecta, cada año que han pasado juntos ha servido para afianzar más el amor que se tienen el uno al otro. La familia y los amigos han sido un pilar fundamental en su relación, por ello han querido hacerles partícipes de uno de los días más especiales que han vivido juntos.

      Los preparativos fueron de los que empiezan a marcar el carácter que va a tener una boda. Isaac se vistió en su casa junto a sus tres hermanos, que supieron disfrutar de ese momento íntimo como pocas veces he podido presenciar, ayudaron a su hermano en cada detalle y disfrutaron como si volvieran a la infancia.

      Eva decidió vestirse en la casa de sus padres, acompañada de su familia y rodeada de esa felicidad que irradian las novias, la cual solo se vive en un día tan mágico como este. Peluquería, maquillaje, un precioso vestido de Matilde Cano y las ganas de disfrutar de su gran día, fueron los complementos perfectos que anunciaban que ese día iba a ser irrepetible.

      Los invitados fueron los primeros en llegar al lugar de celebración, la Casa del Caballo Andaluz, situado en la carretera de Palma del Río. El lugar no podía ser más idílico. Un cortijo en contacto directo con la naturaleza donde los caballos tienen su protagonismo pero donde sobre todo, la decoración del lugar y el trato que se recibe son de reseñar.

      Vivimos una preciosa boda civil llena de divertidos y emotivos discursos de familiares y amigos que terminó con la ceremonia de la arena, un bonito ritual que simboliza la unión y el amor eterno, dando así el pistoletazo de salida a los besos y abrazos que recibieron por parte de los emocionados invitados.

      Vivimos un día cargado de sentimientos donde la risa fue la protagonista. Tanto los invitados como los novios pudieron disfrutar al máximo de un día tan especial e hicieron que nuestro trabajo fuera mucho más fácil. 

      Recordad, hay que vivir al máximo cada minuto que pasáis junto a vuestros seres queridos. Vuestra boda es el momento ideal para agradecerles que siempre estén ahí.

      Lugar de celebración: Casa del Caballo Andaluz

      Vestido de novia: Matilde Cano

      Maquilladora: Marta Coba

      Traje de novio: Silbon

      Floristería: Villaflor

      Decoración y catering: Catering Doña Rocío

       

      VER MÁS

      HISTORIAS

      COMENTARIOS
      ESCRIBE AQUI TU COMENTARIO

      CERRAR